Separa tus juicios de las observaciones

Separa tus juicios de las observaciones y lograrás una comunicación más libre de malentendidos… Y no somos los primeros que lo decimos

“La más alta forma de inteligencia humana, es la capacidad de observar sin juzgar” (Jiddu Krishnamurti)

No vamos a descubrir aquí la sopa de ajo, ni intentar estar a la altura de Krishnamurti… Y al mismo tiempo, no es casualidad que el primer componente de la Comunicación No Violenta sea la diferenciación entre los juicios y las observaciones.

¿Y porqué es útil esta diferenciación?
Porqué si no soy consciente de esa diferencia, corro el riesgo de confundir los hechos con mi interpretación de los mismos.
O confundir la interpretación que hace otra persona de esos mismo hechos con una realidad con la que no estoy de acuerdo.

¿Qué entendemos por observaciones?
Muchas veces recurrrimos al clásico «lo que podría grabar una cámara de video, o un micrófono». Es decir, hechos objetivos, cuantificables, indiscutibles, medibles.

¿Y qué entendemos por juicios?
E comunicación No Violenta incluimos en la categoría juicio toda aquella interpretación que hacemos de lo que vemos u oímos:
etiquetas, interpretaciones, evaluaciones, comparaciones, generalizaciones…

Os dejamos un ejemplo:

Llevas calcetines azules (Observación)
Me gustan los calcetines azules (evaluación, opinión)
Los calcetines azules son chulos (juicio, etiqueta)

Haz la prueba, separa tus juicios de las observaciones y fíjate en los resultados

Y por último, un video que puede ayudaros a entender más esta diferenciación



Si quieres ver más videos de esta temática visita mi canal

No Comments

Post A Comment